El cierre de Wall Street…

El mayor aliado de los taxistas es… el muro de Donald Trump. Y también el de los hoteles. Porque el cierre de la Administración Pública de Estados Unidos -esa esotérica crisis que resulta casi imposible de comprender fuera de ese país- amenaza con congelar las salidas a Bolsa de empresas en Estados Unidos. Entre las posibles víctimas, dos nombres bien conocidos -y controvertidos- en España: Uber y Airbnb.

Quién lo iba a decir. Llevábamos casi una década viendo a empresas dejar de cotizar en bolsa, porque había capital de sobra para financiarse. Cotizar era, así, innecesario. Y si una compañía no cotizaba, se ahorraba la pesadilla burocrática derivada de tener que cumplir con todos los requisitos contables y regulatorios, y de tener que sufrir a los accionistas activistas, esa plaga (para los directivos, claro está) de fondos que invierten en una empresa y luego se dedican a hacer imposible la vida a sus gestores para que éstos cambien el rumbo de la compañía y aumenten la remuneración de los inversores.

Y ahora todo eso iba a cambiar en 2019. La Fed ha encarecido el crédito lo suficiente como para que salir a Bolsa tenga sentido. Y ahí estaban 160 OPV, flamantes, en línea, esperando. Entre ellas, la de Uber, inmersa en una surrealista carrera con su competidor Lyft por ver quién salía al parqué antes. Hasta que Trump decidió no firmar ninguna concesión de fondos que no incluyera 5.700 millones de dólares para el muro con México. Entre las víctimas está la SEC, es decir, el equivalente de la CNMV española. Consecuencia: la lista de OPV está empezando a hacerse eterna.

La SEC está trabajando bajo mínimos. Y eso significa que aprobar los requisitos regulatorios para salir a Bolsa lleva mucho más tiempo. Por el momento, no se han producido retrasos significativos. Pero, si el cierre se prolonga más allá de esta semana que empieza pasado mañana, el mercado de las OPV se va a empezar a resentir. Todo indica, además, que Trump, que entre sus virtudes no tiene la de ser un buen negociador, va a mantener el cierre. ¿Hasta cuándo?

En mi opinión, hasta que en marzo no quede dinero para los cupones del Estado con los que uno de cada ocho estadounidenses compra comida. Porque en estos EEUU que van rumbo a la expansión más larga de su historia, 39 millones de personas dependen de las ayudas del Estado para algo tan básico como alimentarse. Cabe otra opción: que en algún momento Wall Street empiece a desplomarse como consecuencia del cerrojazo de la Administración, aunque, por ahora, Trump y su equipo están haciendo todo lo posible para que eso no suceda.

Pero no es sólo el mercado de las OPV el que se ve afectado. También lo es el de las fusiones y adquisiciones. E, incluso, la capacidad de las empresas para defenderse de los accionistas activistas mencionados más arriba. Al paso que vamos, con la SEC y otros reguladores cerrados por el muro, es probable que las juntas de accionistas de este año estén marcadas por concesiones de las empresas a esos accionistas.

No sólo habrá cambios en consejos y en estrategias. También es posible que veamos una multiplicación de comités para combatir el sexismo, la discriminación racial, o establecer políticas medioambientales sostenibles. En circunstancias normales, eso podría haber sido rechazado por los gestores. Con la SEC bajo mínimos, la cosa cambia.

15478404888102

 

Anuncios

Madrid, una de las capitales europeas que menos aporta a la economía nacional

madrid-aportacion-kxr--620x349@abc

Las capitales europeas han experimentado un rápido crecimiento en los últimos años, tanto en su actividad económica como en su acogida de población, lo que las convierte en uno de los agentes de mayor dinamismo a escala comunitaria. Pero unas más que otras. Un estudio realizado por el prestigioso Instituto de Investigación Económica (IW) de Colonia, en Alemania, sitúa a Madrid a la cola del ranking europeo, solo por delante de Lisboa, Roma y Atenas.

Las capitales son cada vez más importantes para la economía de los estados miembros de la Unión Europea. No solo están atrayendo a más y más habitantes, sino que también se han convertido en los centros de dinamismo económico. Pero al comparar el desarrollo de las capitales europeas entre 2011 y 2016, en términos de población y crecimiento económico, se aprecia que Madrid se está quedando fuera, junto a otras capitales mediterráneas, de este efecto potenciador. Durante este período, por ejemplo, la población aumentó con mayor intensidad en la capital sueca, Estocolmo (8,6%), en Viena (8,1%) y Londres (7,8%). Berlín está, con un aumento de la población en un 7,4%, a la par con Roma y en el cuarto lugar. Lisboa, con el -0,4%, y Atenas, con -5,3% incluso perdieron habitantes. Madrid ganó solo un 0,47%, por lo que apenas registra aumento.

Aquellas ciudades a las que llegan más habitantes son también las que asisten a una dinamización de sus economías y pasan a ser pilares de los datos de PIB nacional, como sería el caso de Londres, cuya producción económica creció entre 2011 y 2016 un 35,4%, mientras que el promedio nacional fue de un 26,3%. Le siguen Berlín (20.1%), Copenague (19.9%) y Estocolmo (18.8%). A la cola vuelven a estar Lisboa (0.7%), Roma (- 0.9%) y Atenas (-17.3%), muy cerca de las que se vuelve a situar Madrid con el 6,35%.

El investigador de IW Matthias Diermeier relaciona directamente la afluencia de nueva población con el dinamismo económico de las capitales y señala que «lo vemos en el fuerte crecimiento económico en Berlín, que ha de ponerse en perspectiva con el hecho de que Berlín también ha experimentado una afluencia superior a la media. El desarrollo económico per cápita sigue siendo inferior a la media en comparación con el resto de Alemania». Por eso el IW ha añadido al estudio la observación de lo que ha denominado «efecto capital», que describe la pérdida de producción económica per cápita que un país sufriría sin su capital. Como resultado, el producto interno bruto per cápita en Bulgaria, excluida Sofía, disminuiría un 26%. Se trata del caso más marcado. En Grecia, el efecto es del 19,8%, lo que aporta una idea de la importancia de la capital a pesar del dato negativo de crecimiento. En Francia estaríamos hablando de un 15,1% y en la República Checa del 14,7%. Si la economía española tuviese que prescindir de la economía madrileña no sería un golpe agradable, pero el PIB perdería solamente un 5,91%, lo que habla de un efecto limitado en comparación con el resto, una situación muy parecida a la de Amsterdam y Viena.

Unos datos que difieren de los que desprende la Comunidad de Madrid. Según el presidente Ángel Garrido la CAM es el principal atractivo de España para los inversores extranjeros. Hasta el pasado septiembre Madrid captó 29.830 millones de euros, el 85% de lo que invirtieron los extranjeros en España.

Los casos más impactantes, de todas maneras, son los de Roma y Berlín, donde el país ganaría en productividad si sus capitales fuesen borradas del mapa económico, con una descarga del 1,51% y 0,16% respectivamente.

El turismo, preocupado con el impacto del Brexit y la subida del salario mínimo.

El turismo cuenta para este 2019 con la incertidumbre de las posibles consecuencias que puedan traer el Brexit y la subida del salario mínimo interprofesional en su actividad. Según Exceltur, los empresarios vinculados están expectantes por si hay un Brexit duro ysi se restringirían los vuelos de Iberia. «Hay que asegurar la conectividad aérea, y si hubiera un Brexit duro no podría ser inferior a la que tenemos en estos momentos», explicó ayer ante los medios José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo del lobby turístico. El Reino Unido es el primer país emisor de turistas para España, con un total de 18 millones en 2018, por lo que la preocupación del sector es latente.

Además, la subida del salario mínimo interprofesional es otra de las máximas preocupaciones. El pasado año, el sector creó 50.000 empleos, una cifra que podría repetirse este ejercicio. Sin embargo, algunos empresarios podrían ser incapaces de mejorar su competitividad ante esta subida, por su oferta de precios bajos, una estrategia donde «tenemos las de perder con los países con mejores estructuras», recalcó Zoreda. Así, el vicepresidente ejecutivo apuesta por seguir la senda de algunas empresas, que compiten subiendo precios y proponiendo un mejor valor añadido a su oferta. Esto ha permitido al cómputo global de las empresas mejorar sus ventas y sus resultados más de un 4%.

Con respecto a los Presupuestos Generales, Zoreda critica la aportación para el turismo en las cuentas presentadas por el Ejecutivo esta semana. «Dejan mucho que desear», apostilló.

En términos generales, el turismo creció en 2018 a menor ritmo que la economía nacional. En concreto, el PIB del sector aumentó un 2% el pasado año, mientras que España se prevé que crezca entre un 2,5 y un 2,6%. Se trata de la primera vez desde 2009 que ocurre este hecho. Mucha culpa tuvo la recuperación de los países competidores del Mediterráneo, como Turquía y Túnez. Eso sí, en términos absolutos, la actividad turística generó 142 mil millones de euros, un nuevo récord y que representa el 11,8% de la economía española.

Hay que recordar que el pasado año España batió el récord de llegada de turistas internacionales, hasta los 82,6 millones, y de gasto turístico, rozando los 90.000 millones de euros. Aun así, para este año, Exceltur prevé para este 2019 que el sector continúe ralentizando su crecimiento, hasta el 1,7%.

turistas-playa-kl0c--620x349@abc

Las Consecuencias Económicas de la Paz

“Las Consecuencias económicas de la Paz” (The economic consequences of the peace) cuyo autor fue John Maynard Keynes, distinguido economista británico autor de obras como “El final del Laissez Faire” o “Breve tratado sobre la reforma monetaria”. En ella, su autor  explica las posibles consecuencias de la paz pactada con los alemanes tras el final de la Gran Guerra(1914-1919).

En la obra se narran los diferentes motivos por los que Keynes se muestra totalmente reacio al Tratado de Versalles y explica, a través de diferentes argumentos, las nefastas consecuencias que tendrá la firma de dicho pacto, con estimaciones y cálculos de las pérdidas sufridas por los diferentes países y la desproporcionada sanción impuesta a los alemanes.

Además muestra una dura crítica a los diferentes países que forman parte de dicho Tratado, especialmente a aquellos que fueron los encargados de dictar las condiciones para alcanzar la paz, es decir, aquellos que formaban el “Comité de los Cuatro” (EE.UU, Reino Unido, Francia e Italia).

Finalmente, expone las diferentes soluciones, desde su punto de vista, para acabar con la situación en la que se encontraban y salir del bucle, como la revisión del Tratado, el arreglo del tema relacionado con las deudas, el pago de un empréstito internacional o la mejora de las relaciones con Rusia.

La obra de Keynes supuso uno de los ataques más influyentes realizados sobre el Tratado de París, debido a su excelente estructuración y exposición y a su claridad a la hora de explicar y desarrollar los problemas referentes al Tratado. Las consecuencias económicas de la paz se ha convertido en una obra fundamental para comprender el contexto de posguerra en Europa.

Esta obra se convirtió en un poderoso argumento de los derrotados en la Gran Guerra (1914-1919) para hacer ver que se había establecido una paz injusta de la mano de un Tratado indigno e incoherente. Además estableció las bases de una corriente que se oponía firmemente, no solo al Tratado, sino al ambiente bélico y rencoroso que se había impuesto en Europa en las décadas anteriores.

Keynes se afianzó como uno de los grandes promotores de esta corriente que colaboraron en la mejora del revanchista ambiente europeo impuesto, entre otras, las soluciones propuestas por Keynes pasaban por generaciones próximas a las cuales había que educar para acabar con el odio y el sentimiento de revancha para así hacerles ver con buenos ojos hacia el futuro de Europa.

Sin embargo, estas corrientes no consiguieron acabar con el ambiente de pesimismo y revanchismo que envolvía a Europa. Varios fueron los factores que influyeron en ello. Además la economía tampoco ayudó, pues en 1929 estalló el Crack de la Bolsa de Nueva York cuyos efectos atizaron fuertemente a Europa y dejaron sin ahorro a miles e familias y sin trabajo a otras miles de personas.

Cabe destacar que al terminar la 2º Guerra Mundial (1939-1945) se tuvieron en cuenta los argumentos de Keynes y no se llevaron a cabo imposiciones a los perdedores, esto hizo que la recuperación de la situación anterior a la guerra y de  bienestar entre los diferentes países fuera más fácil de alcanzar.

Una conclusión que podemos sacar es  su visión sobre la economía internacional. Keynes afirmaba que si se imponían tales medidas tan desorbitadas a Alemania acabaría provocando una gran brecha en el comercio internacional, pues al final todos los países están interconectados y las pérdidas sufridas por un país acaban reflejadas en las cuenta de su país vecino.

Además, Keynes no solo se dedica en el libro a soltar argumentos sobre lo que hay o no hay que hacer, sino que todos sus argumentos vienen demostrados por una explicación y acompañados de una serie de cuentas que reflejan todas las consecuencias de las medidas llevadas a cabo y de las que deberían haberse llevado.

descarga (2)descarga (3)

¿Por qué Rumanía es el país del mundo con más propietarios de vivienda?

Suele decirse que España es un país de propietarios que desprecia sistemáticamente el alquiler, lo que condujo hace no tanto al endeudamiento de muchos hogares y a una burbuja inmobiliaria . Nos encontramos tan solo un poco por encima de la media europea, en un 71,1% frente al 69% del resto de la Unión. Mientras que  Bulgaria (82,9%), Polonia (84,2%), Hungría (85,3%), Lituania (89,7%) y, sobre todo, Rumanía, donde alrededor de un 96,8% disfruta de su propia vivienda en propiedad.

Todos estos países formaron parte del bloque del Este y  en los años 90 fue la época de la privatización de la vivienda que hasta ese momento se había encontrado en manos del Estado, y con ella, de la “superpropiedad” que hizo que los niveles de propiedad privada se disparasen en algunos países hasta por encima del 90%.

Rumanía es quizá el país donde este proceso fue más popular, la media de propiedad ascendió durante esos años desde el 64% hasta el 98%. En las décadas previas, y al igual que ocurrió en otras regiones del este, esa sociedad rural y agrícola se había visto obligada a industrializarse a marchas forzadas: muchos de los emigrantes del campo a la ciudad fueron alojados en pequeños pisos en grandes proyectos urbanísticos proporcionados por el Estado.

Sin embargo,alrededor de un 40% de las viviendas urbanas construidas durante la era comunista eran de mala calidad, y alrededor de un 40% de las casas rurales ni siquiera disponían de un baño privado.

El estado de las cosas, en Deva (Transilvania). (iStock)

Entre 2002 y 2007 se produjo en Rumanía una burbuja de propietarios que provocó que los precios se disparasen un 1.000%. La entrada del país en la Unión Europea en 2007 provocó que los precios aumentasen aún más, hasta un 20%. Entre los factores que se encontraban detrás de esta situación figuraban la entrada de los créditos hipotecarios en el año 2002, el ahorro de los emigrantes que trabajaban en países como Italia y España que les permitía adquirir apartamentos en su país natal, la subida de sueldos y, sobre todo, la escasa oferta de propiedades inmobiliarias entre 1989 y 2005 que, unidas al bajo coste de las mismas, provocó una fiebre del oro por el limitado número de viviendas.

descarga

¿Es la inmigración buena para la economía o es la economía buena la que atrae la inmigración?

Uno de los fenómenos socio-económicos más ancestrales que existen, es la inmigración y uno de los más controvertidos por parte de las sociedades que la reciben, ya que no siempre es bienvenida.Cómo sea, es curioso observar como los flujos de capital son totalmente capaces de moverse libremente, pero no así los humanos en un mundo más globalizado y con unas diferencias económicas cada vez más acusados. Es conocido el amplio desequilibrio entre las rentas per-cápita de los países pobre y ricos.

De 7.000 millones de habitantes que hay en el mundo actualmente, 232 millones viven fuera de sus países de origen en 2013, lo que representa en torno a un 3% del total. La inmigración para el individuo que decide cambiarse de país es económicamente rentable si y solo si, el incremento salarial en el país destino sobre el país de origen, compensa la preferencia de quedarse en su país de origen y el coste de la emigración.

Un estudio hecho por la ONU analiza desde dónde emigran la mayoría de los emigrantes a nivel mundial. La mitad de la masa de población que emigra lo hace solo a 10 países concretos en el mundo. El país que recibe más inmigrantes en el mundo es E.E.U.U con un total de 46 millones de personas, seguido de Rusia, Alemania, Arabia Saudita, Reino Unido, Francia, Canadá, Francia y España.

Un estudio realizado por la OCDE en el 2014, desgrana los beneficios que provoca la emigración en los países de acogida. En dicho estudio desvela los siguientes aspectos:

  1. La emigración ha generado el 47% del incremento total de la fuerza del trabajo en EEUU, y un 70% en la UE
  2. Puede producir una bajada de salarios reales en el mercado laboral de acogida, debido al incremento de la oferta laboral, aunque este efecto solo es corto-placista, y solo se produce en sectores concretos, muy intensivos en mano de obra, y no en toda la economía.
  3. La OCDE demuestra que se ha incrementado en un 70% los emigrantes con estudios superiores en países de la OCDE en los últimos 10 años, alcanzando un total de 30 millones en 2010-2011.
  4. La mayoría de la masa de inmigrantes que entran en los países de acogida están en edad de trabajar, siendo este uno de los principales motivos de su cambio de residencia, lo cual hace que los inmigrantes que permanecen en el país sea por motivos laborales. Esto se traduce en que son fiscalmente rentables para el país de acogida, esto es, que pagan más impuestos y seguros sociales al Estado que les acoge, que prestaciones sociales del mismo.

En definitiva, la inmigración es un fenómeno cada vez más lógico en un mundo cada vez más globalizado. Globalización que ha generado muchas más diferencias económicas entre los países, incentivando y motivando aún más el proceso.

descargadescarga (1)

La historia sobre el régimen foral de las comunidades…

En la España de las autonomías conviven dos modelos de financiación. El foral, vigente en el País Vasco y Navarra, y el común, que se aplica al resto de comunidades.

País Vasco y Navarra han mantenido un modelo de financiación particular que se ha justificado por razones históricas. La causa económica se remonta a 1878, cuando se estableció que las tres provincias vascas, hasta ese momento exentas, contribuyeran a la caja común. El concierto se mantuvo incluso durante el régimen franquista en la provincia de Álava y en Navarra. La Constitución contempla en su disposición adicional primera el respeto y amparo a “los derechos históricos de los territorios forales”.

En el País Vasco y Navarra, los impuestos son recaudados íntegramente por las diputaciones forales. Posteriormente, las comunidades pagan un cupo o aportación al Estado para sufragar competencias de la Administración central y gastos de instituciones comunes como el Congreso o la Corona.

En las comunidades de régimen común (el resto de comunidades), la Administración central ingresa la mayor parte de los tributos y luego transfiere parte a las autonomías. Existen impuestos que recaudan directamente las comunidades de régimen común, pero su importancia es menor.

El concierto económico no necesariamente debería suponer un privilegio, pero en la práctica sí que lo es porque su funcionamiento permite que la financiación por habitante de País Vasco y Navarra duplique al resto. El director de Fedea, Ángel de la Fuente estima que, si el cupo se calculara de forma correcta, el País Vasco contaría con 4.500 millones menos, que estarían en manos de la caja común. La prácticamente inexistente aportación a la solidaridad interterritorial, el cálculo a la baja del coste de las competencias estatales no asumidas por el País Vasco y la fórmula de territorializar los ingresos por IVA son los elementos que explican que el País Vasco goce de mayores recursos.

Un sistema como el de Navarra y País Vasco beneficiaría a comunidades ricas como Madrid o Cataluña, sin embargo, implicaría una pérdida de recursos para la caja común y el resto de comunidades difícilmente asumible.

Regimen Foral.